Otras noticias

...

01 Dec, 2022

Voluntariado en ASPEm Perú
...

30 Nov, 2022

Experiencia de voluntariado en asocio en la estrategia de Gestión de Riesgos y Desastres de World Vision Perú
...

30 Nov, 2022

World Vision Perú realiza feria de voluntarios que colaboran a favor de la niñez ayacuchana más vulnerable
...

30 Nov, 2022

Experiencia de voluntariado del Proyecto “La Voz de mi corazón”
...

30 Nov, 2022

Historia: Comité anti covid de Santa Rosa
...

30 Nov, 2022

Laboratorio Nacional de Activismo Juvenil

Re-aprendiendo a comprender y amar la cultura agro-cafetalera

Experiencia del intercambio técnico de los profesionales cubanos en la selva central del Perú. Proyecto MásCafé.

Autora: Psicóloga Yaniela Vega Wanton, especialista del Ministerio de Salud Pública (MINSAP) de Cuba.

Del 19 de junio al 01 de julio de este año 2022, un grupo de profesionales cubanos estuvimos en la República del Perú siendo protagonistas de un denominado intercambio técnico profesional sobre el cultivo de cafés especiales.

Esta importante actividad se realizó en el marco del proyecto MásCafé, facilitado por Terra Nuova y financiado por la Agencia Italiana de Cooperación para el Desarrollo (AICS).

Decir que hemos re-aprendido a comprender y amar la cultura agro cafetalera, a la luz de la cultura cubana y peruana, pudiera ser una de las maneras de representar las vivencias y experiencias adquiridas en el intercambio técnico profesional en la selva central (Chanchamayo y Satipo) del Perú.

El cooperativismo se mostró como la mejor herramienta para garantizar la equidad e inclusión social, el ejercicio democrático y reflexivo de la planificación estratégica, y la generación de conocimientos significativos que benefician integralmente a las y los asociados y asociadas. En este contexto, el establecimiento de relaciones horizontales permite que las personas se auto perciban como líderes en su área de trabajo. Cada responsabilidad deviene significativa para lograr la calidad deseada y con ello asegurar que la organización trascienda en el tiempo.

Mujeres y hombres formados como pequeños agricultores o instituidos en empresas familiares, validan cómo la práctica consciente y responsable, así como el acompañamiento técnico sistemático, les ha permitido innovar agroecológicamente en busca de alternativas prácticas para la mitigación y adaptación ante los efectos del cambio climático, al mismo tiempo amigable con el medio ambiente y la salud de las personas.

En este marco, saltaron a la vista mujeres que paulatinamente se empoderan teniendo como base la instalación de mini-industrias para el procesamiento de frutas; producción y comercialización de alimentos incluyendo café ecológico; ejercicio de liderazgo cooperativo o de fincas; o la creación de negocios y posicionamiento en el mercado nacional e internacional de café y cacao, más aun, de su agro biodiversidad que representa el trópico como piña, jengibre, cítricos y cúrcuma.

Equilibrar las relaciones de género, participar económicamente en el aprovisionamiento del hogar o la crianza de los hijos e hijas, obtener seguridad alimentaria, ejercer su derecho a proyectar individualmente su vida o planificar la familia, constituyen intereses estratégicos que han guiado a dichas mujeres. Queda demostrado una vez más que la creación y fortalecimiento de capacidades técnicas, así como la sensibilización de género a nivel de las organizaciones y familias, incentivan la participación femenina y el bienestar colectivo. Resultó interesante cómo la disposición de presupuestos de proyectos y premios específicos (por ejemplo “Premio a la Mujer Emprendedora”) facilitan el acceso a los recursos y ayudan al reconocimiento social, moral y material en trabajos productivos.

La juventud entusiasta y renovadora también tiene su espacio y se encuentra en la cadena agroalimentaria, ya sea en la producción o procesamiento primario de los alimentos agropecuarios. Se destaca el barismo cómo práctica atractiva a la que se acercan motivados los más jóvenes, quiénes se acompañan de saberes para incentivar hábitos y cultura del consumo del café especial. Paulatinamente maduran intereses que los inclinan hacia una u otra rama de la propia cadena o al establecimiento de negocio que permita ser más competitivo.

En este sentido resultan fundamentales la colaboración y el diálogo intergeneracional, los cuales demuestran su potencial para asegurar valores acordes a la visión institucional en las generaciones de relevo; y al mismo tiempo dan paso a innovaciones que amplían las oportunidades de negocio.

Las comunidades nativas se esfuerzan por autoafirmarse y resurgir con lo mejor de sus tradiciones sabias y ancestrales, compartiendo espacios de diálogo igualitarios con otros socios y socias cafetaleras y cafetaleros. Alternativas como el estudio intercultural bilingüe favorece la toma de conciencia acerca de sus derechos y las brechas de igualdad, pero también acerca de sus amplias potencialidades endógenas para el desarrollo, dadas por el valor de sus aportes socioculturales y medioambientales, entre los que se destaca el acercamiento permanente de los seres humanos a la naturaleza. Es así que la historia de estas comunidades y método peculiar las hace acreedoras de un mercado diferenciado.

Jornadas intensas por una agricultura agroecológica enfocada hacia el desarrollo sostenible; una dinámica que complementa enfoques transversales soberanía alimentaria, inocuidad, género, generaciones e interculturalidad y agroecología. Hermandad latinoamericana que se fundamenta con la colaboración de #TerraNuovaPerú, #INAF, #MINSAPCuba, #AICS, porque MásCafé es #MuchoMásQuéCafé y #TodoLoHacemosPorqueSíPodemos.