Otras noticias

...

03 Jun, 2024

Carta a la Comunidad Internacional: Preocupaciones por la Modificación de la Ley APCI en Perú
...

29 May, 2024

Interaprendizaje y trabajo colaborativo
...

08 Apr, 2024

Boletín COEECI N° 13: Jóvenes y mujeres dicen ¡Presente!
...

26 Mar, 2024

Emprendimientos que integran y luchan contra la violencia
...

26 Mar, 2024

¡Mujeres transformando negocios circulares, liderando cambios!
...

26 Mar, 2024

Centro de reproducción de peces amazónicos se convierte en un pilar para el desarrollo de la piscicultura en la cuenca media - baja de El Cenepa, región Amazonas

Con la inclusión de Perú, son ahora trece los países en América Latina y el Caribe que prohíben el Matrimonio Infantil

La norma prohíbe el matrimonio para personas menores de 18 años en cualquier situación.

Tras la firma de la presidenta de Perú, Dina Boluarte, la ley que prohíbe el Matrimonio Infantil entró en vigencia, colocando a Perú entre los trece países de América Latina y el Caribe que prohíben esta práctica antes de los 18 años sin excepciones. En once países adicionales, se permite el matrimonio a partir de los 16 años con la correspondiente autorización, mientras que, en otros seis países, la normativa posibilita el matrimonio antes de los 16 años bajo circunstancias específicas.

En Perú, entre el año 2012 al 2022 se han registrado más de 4300 matrimonios con personas menores de 18 años, de las cuales, más de 400 no superan los 16 años de edad, según el Registro Nacional de Identificación y Estado Civil (RENIEC).  En la región de América Latina y el Caribe, una de cada cuatro niñas contrajo matrimonio o mantuvo una unión temprana forzada antes de alcanzar la mayoría de edad, y la situación no habría cambiado en los últimos 25 años.

El matrimonio y las uniones infantiles tempranas y forzadas tienen consecuencias devastadoras para el desarrollo y el bienestar de la niñez y la adolescencia. Las niñas y adolescentes que contraen matrimonio o se unen forzadamente a edades tempranas enfrentan obstáculos como la interrupción de su educación, la vulnerabilidad a la violencia de género, la limitación de sus oportunidades futuras y un mayor riesgo de complicaciones de salud debido a embarazos tempranos que, en muchos casos, encubren violencia sexual.

LEER MÁS