Otras noticias

...

29 Sep, 2022

Del desplazamiento a la integración: la necesidad de construir comunidades productivas y protectoras en Ecuador y Perú
...

29 Sep, 2022

WeWorld activa para el desarrollo de Apurímac y Cusco
...

27 Sep, 2022

Compartiendo conocimientos y experiencias en el intercambio técnico en producción de café con especialistas cubanos en la selva central
...

27 Sep, 2022

Estamos fortaleciendo las capacidades organizativas de los productores piscícolas de El Cenepa en la región Amazonas
...

27 Sep, 2022

Fundos agroturísticos, Pishcota y APE Pimental en Ucayali, ya son parte del inventario de recursos turísticos a nivel nacional
...

27 Sep, 2022

Re-aprendiendo a comprender y amar la cultura agro-cafetalera

Consejería en Proyectos (PCS) levanta su voz de indignación por la muerte de la Defensora de Derechos Humanos y de las Mujeres Angelica Bello.

PCSBogotá (Colombia), 20 de febrero de 2013.

Consejería en Proyectos (PCS) lamenta profundamente el fallecimiento de Angelica Bello Defensora de Derechos Humanos y de las Mujeres, cuyas circunstancias deben ser esclarecidas adecuadamente. Levantamos nuestra voz de indignación y preocupación profunda por la total carencia de un enfoque adecuado y diferencial en las medidas de protección que deberían garantizar la vida e integridad de las mujeres que ejercen diferentes liderazgos. En conversaciones con Angelica a finales del año 2012, pudimos constatar la manera en que el trámite y recepción de medidas de protección se convierten en formas de revictimización de las mujeres, limitantes para su participación en espacios decisivos, y factores generan nuevos riesgos y problemas para ellas.

Respaldamos plenamente y difundimos el pronunciamiento de sus compañeras, anexo a este correo. Consideramos que el Estado colombiano no puede seguir cometiendo equivocaciones que cobran la vida de mujeres luchadoras y fundamentales para los procesos que las organizaciones sociales de mujeres adelantan en la exigibilidad de sus derechos a la verdad, justicia, reparación integral, no repetición y a una vida digna y libre de violencias. La respuesta estatal está obligada a tener en cuenta elementos como los señalados por las organizaciones sociales de mujeres, que afirman: “Vivimos en zonas con riesgo para nuestras vidas, por la presencia de actores armados que nos perciben como amenazas para sus proyectos de control social y político, ningún esquema de protección es útil en estas condiciones, es necesario que se garanticen soluciones definitivas a estos problemas estructurales, garantizando nuestro acceso a la vivienda y a un trabajo digno en zonas con condiciones mínimas de seguridad […] El Estado colombiano debe cumplir de forma inmediata los compromisos internacionales que ha asumido para avanzar en la erradicación de la violencia y la discriminación contra las mujeres”.